Entrevista a José Miguel Garcia, site manager de Logisfashion Ontigola

“Afrontamos incrementos de actividad muy grandes en momentos de restricciones de personal y productividad”

LOGIFASHION fotografo nachourbon 119
José Miguel Garcia, site manager de Logisfashion Ontigola. Foto: Nacho Urbón.
|

“Nuestros clientes han visto cómo su actividad comercial se paraba de golpe, y ese impacto se ha trasladado a nuestros centros que daban servicios logísticos para las tiendas. En paralelo, se ha acelerado el consumo a través del canal online”, explica José Miguel Garcia, site manager de Logisfashion Ontigola en una entrevista a la revista Logística Profesional del mes de junio.



La gama de servicios de intralogística a nivel internacional de Logisfashion abarca desde operaciones en Asia, con inspecciones de calidad durante la producción y preparación de pedidos en origen; operaciones de logística retail; gestión de stock y pedidos; reacondicionamientos y servicios de valor agregado; operaciones de logística ecommerce, logística inversa, hasta transporte internacional y doméstico.



¿Cómo ha afectado el Covid-19 a la logística del sector de la moda? ¿Qué ha cambiado en el modo de trabajar?

El impacto del Covid19 ha sido muy fuerte en todo sentido. Gran parte de nuestros clientes han visto cómo su actividad comercial se paraba de golpe y ese impacto se ha trasladado a nuestros centros que daban servicios logísticos para las tiendas. En paralelo, se ha acelerado drásticamente el consumo a través del canal online y centros como el que gestiono en Ontígola, dedicado 100% al ecommerce, hemos afrontado unos incrementos de actividad muy grandes, sobre todo en momentos en que teníamos mayores restricciones de personal y productividad debido a los protocolos de higiene y seguridad que venimos aplicando.

En Logisfashion, hemos estado muy en contacto con nuestros clientes para adaptar nuestros servicios a las necesidades que se iban sucediendo cada semana y, por otro lado, ajustar los equipos y operativas a esta nueva realidad, siempre teniendo como prioridad aplicar los protocolos de protección frente al virus para asegurar el bienestar de nuestros equipos.



¿Cuál ha sido el ritmo de trabajo de su compañía durante el confinamiento?

En Logisfashion hemos trabajado a distintos ritmos dependiendo de los centros y de los países. El grueso de los equipos técnicos y directivos ha seguido su actividad mediante el teletrabajo, gracias a que ya contábamos con las herramientas adecuadas para ello, y en los centros de distribución ha dependido del tipo de operativa que gestionaba.

Con el cierre de los comercios, se han visto afectados los centros que gestionaban los stocks y pedidos para las tiendas (logística retail y operaciones de valor agregado) reduciendo casi al mínimo su actividad y por el otro, los centros logísticos ecommerce han visto como cada semana se iba incrementando la actividad a unos niveles muy superiores a lo habitual en esta época. Hemos tenido que ser muy flexibles y eficientes para mantener nuestros servicios sobre todo en momentos en que teníamos mayores restricciones de personal y en algunos casos de productividad debido a los protocolos de higiene y seguridad que venimos aplicando.



¿Qué medidas de seguridad excepcionales han adoptado?

Se han implantado desde el inicio del estado de alarma un protocolo de actuación ante el Covid que se ha ido actualizando cada semana. Se han implementado todo tipo de medidas de prevención y protección ante el virus como son el uso de mascarillas y guantes para los empleados, así como el uso de geles hidroalcohólicos y marcando las distancias de seguridad al interior de los centros. Se han establecido protocolos de limpieza y desinfección adicionales para mantener los centros libres de virus durante los turnos y entre cada cambio de turno. Se ha insistido mucho en reducir el aforo para mantener la distancia de seguridad en lugares donde se podía concentrar más personal lo cual ha implicado que los arranques de los turnos se ralenticen.

Desde RRHH se ha identificado a las personas de riesgo (embarazadas, personas con patologías previas, etc.) para facilitar el teletrabajo o que estén de baja para protegerlas. Además, se realiza diariamente antes de entrar al centro un control de la temperatura a todas las personas que ingresan a los centros, entre otras medidas.


Las ventas online han aumentado. ¿Cómo ha cambiado la demanda los sistemas de almacenaje y de transporte durante estos meses? ¿Han modificado los horarios de recogida y entregas?

Desde luego que todo ha cambiado, en general las ventas de productos de marcas de moda y de hogar se han triplicado y la media de unidades por pedido se ha incrementado en un 25%. Los horarios de recogidas también han cambiado, al aumentar tanto la demanda, los transportistas también han tenido que incrementar las recogidas. En algunos casos, cuando los servicios de transportes de última milla se han visto colapsados, se han tenido que reasignar pedidos a otras compañías. El tema de almacenaje también se ha visto afectado debido a los grandes volúmenes de venta, el cual en ocasiones se ha tenido que gestionar la venta desde el silo, para compensar las roturas de stocks, es decir, vender mercancía que aún no ha llegado al almacén. El cliente ha puesto el stock a la venta antes de que llegue al almacén, algo que solo suele pasar en grandes campañas comerciales como Black Friday o rebajas de las grandes marcas.


En su opinión, ¿motivará la pandemia el acercamiento de la producción a Europa en detrimento de los países asiáticos?

Efectivamente, las marcas tendrán que buscar un equilibrio en el aprovisionamiento para evitar roturas de stock y acercar algunos de sus proveedores. El tema del coste sigue siendo el principal motivo para fabricar en Asia y es difícil cambiar ese modelo, pero ante situaciones como la que hemos vivido muchas marcas, trataran de minimizar el riesgo buscando un equilibrio entre precio y cercanía (disponibilidad rápida del producto) en Europa o norte de África.



¿Qué soluciones ofrece Logisfashion para la logística de la moda?

Nuestra amplia gama de servicios de intralogística a nivel internacional abarca desde operaciones en Asia con inspecciones de calidad durante la producción y preparación de pedidos en origen, operaciones de logística retail; gestión de stock y pedidos, reacondicionamientos y servicios de valor agregado, operaciones de logística ecommerce, logística inversa hasta transporte internacional y doméstico. Nuestro objetivo es transformar los costes fijos logísticos de nuestros clientes en costes variables optimizando sus stocks y sus procesos.



¿Ha aumentado la demanda de prenda colgada frente a la plegada?

La prenda colgada está pensada para entregar directamente en tienda por lo que no ha aumentado. En el mundo ecommerce, la prenda entra colgada y sale plegada, salvo algunas excepciones.


En la logística inversa, ¿ha aumentado la demanda? ¿Cómo la llevan a cabo?

Durante el estado de alarma, el comercio online se ha incrementado, así también como las devoluciones. Muchas devoluciones se gestionaban desde las tiendas y ahora llegan directamente a nuestros centros. Como medida de precaución, no empezamos a procesar las devoluciones hasta que no hayan pasado un mínimo de 48 horas. La logística inversa cuesta dos veces más que el proceso de despacho.



¿Cuáles son sus proyectos de cara a los próximos meses?

Tenemos varios proyectos interesantes en curso, con marcas internacionales que requieren de un partner que pueda darle servicio tanto en España como en Latinoamérica que esperamos que se puedan concretar en breve para poder contarlos.



¿Han introducido nuevas tecnologías para controlar y mejorar la higiene de los trabajadores y de los productos? ¿Qué otras tecnologías utilizan para garantizar aspectos como la trazabilidad o la gestión del almacén?

En cuanto a tecnologías de cara a los recursos humanos, estamos trabajando con una nueva plataforma para fichaje electrónico vía móvil para evitar el contagio y como medida de control se está realizando la medición de la temperatura a todas las personas que vengan al centro (los trabajadores, proveedores y clientes). En cuanto a tecnologías al interior de nuestros almacenes, disponemos de distintas herramientas que nos permiten adaptarnos a las fluctuaciones de demanda, algo muy habitual en moda y el ecommerce y más si cabe en momentos como éste. En Logisfashion, contamos con medios tecnológicos y sistemas de IT muy avanzados y nuestro propio sistema de gestión de almacén LogisCore y LogisXP, así como con la plataforma cloud de Microsoft Azure que nos permite evolucionar en concordancia con las altas exigencias de la logística del ecommerce.


Comentarios

Revista
Logística Profesional
NÚMERO 257-258 // 2020
Ahora, acceso gratuito a la revista

REVISTA