Anita Würmser, presidenta ejecutiva del jurado de los Premios IFOY

Alemania: “El papel higiénico y los fideos se convirtieron en artículos de lujo al principio de la pandemia”

Anita Wuermser 355
Anita Würmser, presidenta ejecutiva del jurado de los Premios IFOY. Foto: IFOY.
|

“La crisis del coronavirus ha tenido un impacto masivo en la industria logística en Alemania. La producción de automóviles se ha suspendido, muchos agentes de carga han tenido que cerrar camiones, y los precios de la carga de mercancías han caído masivamente”, explica Anita Würmser, presidenta ejecutiva del jurado de los Premios IFOY.


“Sin embargo, las áreas de logística alimentaria y logística médica están experimentando un auge. La carga aérea también está disfrutando de una muy buena utilización de la capacidad en su mayor parte. Los que se están beneficiando de la crisis son los minoristas de comercio electrónico como Amazon: en algunos casos, el número de pedidos online es superior a los niveles de Navidad. En consecuencia, los servicios de CEP también tienen más trabajo de lo habitual y en muchos lugares ya se plantean realizar entregas dominicales adicionales”, dice Anita Würmser.


La crisis también ha mostrado algunos aspectos divertidos, especialmente al principio: “el papel higiénico y los fideos se convirtieron en artículos de lujo y se agotaron. Por esta razón, las cadenas minoristas como Aldi Süd intentaron comprar trenes enteros de fideos, que trajeron la popular pasta en tren desde Italia a Alemania”.


En cuanto a los cambios que la pandemia está provocando, la presidenta del jurado de los Premios IFOY asegura que “cada vez hay más signos de que la crisis está acelerando masivamente el cambio estructural en la logística. Los proveedores de servicios logísticos más pequeños corren el riesgo de desaparecer gradualmente del mercado o convertirse en transportistas puros. La buena gestión de la cadena de suministro desempeñará un papel cada vez más importante, en combinación con una gestión óptima de la crisis. Gracias a la numerosa asistencia financiera y, sobre todo, al subsidio de trabajo a corto plazo que el gobierno está pagando actualmente a más de 10 millones de personas, se podrían evitar muchas pérdidas de empleo. Incluso después de la crisis, muchos trabajos podrían salvarse. Una empresa puede solicitar reducción de jornada para los empleados si no hay trabajo disponible. Asciende al 60%, y para las familias supone el 67% del salario y se paga directamente a los empleados.”


Además, Anita Würmser destaca que “numerosas campañas han intentado en vano durante años mejorar la imagen de la logística. Como resultado de la crisis, el respeto por los conductores de camiones, los trabajadores de almacén y la logística en general, ha mejorado significativamente. Por otro lado, la asistencia financiera para restablecer la salud de la economía también se centrará en mejorar el medioambiente”, añade.

Comentarios

Revista
Logística Profesional
NÚMERO 257-258 // 2020
Ahora, acceso gratuito a la revista

REVISTA