Fenadismer: “El transporte no es el responsable de la subida de los precios de los alimentos en abril”

Imagen editada
Fenadismer insiste en que “el transporte apenas influye en cualquier incremento de precios”.
|

Conforme al Observatorio de Precios elaborado por la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas en el mes de abril se han producido incrementos anormalmente altos en el precio entre origen y el destino en tiendas y supermercados de los productos de mayor consumo.


Fenadismer insiste en que en los incrementos de los costes logísticos para la puesta de los alimentos en los lineales de los puntos de venta, son debidos a las medidas de seguridad exigidas por las autoridades sanitarias por el covid-19, y que el transporte apenas influye en su precio final.


Así, entre los casos más llamativos destaca entre los productos hortofrutícolas el importante incremento de los precios finales de la cebolla (+1473%), el pepino (+ 825%), la lechuga ( +729%), la mandarina ( +629%) y las manzanas (+497%). Por lo que se refiere a los productos de origen animal, destaca la subida en la ternera (+325%), el cerdo (+312%) y el pollo (+284), que contrastan con el poco incremento de los huevos (+34%). Dichas diferencias evidencian una de las principales quejas de los agricultores, como es la persistencia de precios en origen por debajo de coste en muchos productos y la existencia de prácticas desleales de las distribuidoras para mantener bajos los precios en origen. Ello ha influido en la subida del IPC de los alimentos de abril, con un fuerte incremento del precio de alimentos no elaborados de hasta el( 6,9%, aunque parte de esta subida es también debida a un aumento de los costes laborales tanto en la industria del manipulado como en los puntos de venta finales (tiendas de alimentación y supermercados) por las exigencias sanitarias de Covid-19.


Ante la persistencia un mes más de dicha situación anómala, Fenadismer insiste en aclarar que “cualquier incremento que se produzca en los costes logísticos y de distribución para la puesta de los alimentos en los lineales de los puntos de venta, el transporte apenas influye en su precio final, y menos aún en la actual situación económica en la que los servicios que están prestando los transportistas no han obtenido incremento alguno por parte de sus clientes. Así en un kilo de fresón, por ejemplo a 2´80 euros, el transporte representa tan sólo en torno al 3 % del precio final, esto es, unos 9 céntimos por kilo”.

Comentarios

Revista
Logística Profesional
NÚMERO 255-256 // 2020
Ahora, acceso gratuito a la revista

REVISTA